Will le puso Power a la noche en Gateway

El australiano venció en la fecha nocturna de Indycar en Gateway tras una buena estrategia que le permitió llegar con un resto para el sting final.

 

En una carrera cuya definición dependió de un encadenamiento que provocó Ryan Hunter-Reay y que obligó a los pilotos a elegir si ahorraban combustible o exprimían la potencia de sus coches a sabiendas de que su ingreso era inminente, Rossi fue uno de los pocos en ahorrar de forma magistral, al sacrificar posiciones, completar los últimos 71 giros sin ingresar  y, pese a dejar pasar a Power, contener a Scott Dixon para apropiarse del segundo puesto, lo que le valió un descuento de cinco puntos en su desventaja en el campeonato.

La competencia que en un principio parecía ser lineal, los últimos 66 giros se generaron buenos sobrepasos que brindaron un atractivo en la noche de St. Louis.

Finalmente Power logró alzarse con una nueva victoria tras ver la bandera a cuadros delante de Alexander Rossi y Scott Dixon.

Con esta victoria, Power logró alcanzar su tercer triunfo en lo que va del año, el primero tras haber llegado primero en Indy500 y sumar su 35° triunfo en su historial.