Verstappen sobre Honda: ¿Plan B para los motores?

Max Verstappen ha afirmado que podría optar por un Plan B si el motor Honda no da el rendimiento esperado en los próximos dos años, y por ende, no puede luchar por lograr un Mundial.

En 2020, con el fin del Pacto de la Concordia, pilotos como Lewis Hamilton, Valtteri Bottas y Sebastian Vettel terminan contrato con sus respectivos equipos, por lo que las puertas de Ferrari o Mercedes podría abrirse para el holandés.

A pesar de su evidente juventud, Max Verstappen ha demostrado ser un piloto tremendamente ambicioso. Tanto es así, que el holandés se ha marcado una fecha tope para que el binomio Red Bull–Honda funcione, la temporada 2020.

En Red Bull llevan meses manifestando su confianza en el motor Honda, al que ya catalogan como más potente que Renault y con el que esperan ganar en fiabilidad de cara a los próximos años, una garantía que no ha estado presente con los franceses durante la era híbrida. Con la salida del equipo de Daniel Ricciardo, el relevo del proyecto ganador cae a manos de Verstappen.

El holandés tiene claro que no esperará demasiado para que la marca de las bebidas energéticas le proporcionen un coche ganador: “Siempre hay un Plan B…“, ha declarado Verstappen para el rotativo italiano La Gazzetta dello Sport. “El año que viene deberíamos ir fuertes y consolidar el proyecto para 2020, cuando deberíamos luchar por el título“, ha agregado.

En ese mismo año tendrá lugar el fin del actual Pacto de la Concordia, por lo que los cambios que darán paso a la ‘nueva F1’ podrían dejar fuera a algunos pilotos de la parrilla. En Mercedes, equipo al que Verstappen ya estuvo vinculado hace algunos años, llegando a sonar con fuerza en 2017, Hamilton finaliza su contrato al igual que Bottas, siempre y cuando amplíe su opción de 1+1 que el finés acordó para 2019.

En Ferrari, Vettel también finaliza contrato, y dadas las críticas de esta temporada y el ansia de títulos que se vive en Maranello, las puertas para un posible traspaso de Verstappen podrían estar abiertas. Solo Leclerc, con contrato hasta 2022, tendría continuidad en los dos mejores coches de la parrilla actual.

De todos modos, Verstappen confía de lleno en la labor de Red Bull de cara a la próxima temporada: “En realidad me encanta mi equipo, y estoy seguro de que podemos fabricar el coche más rápido. Solo necesitamos el motor para alcanzar el nivel correcto“, ha concluido.