Toyota dio orden de equipo y esperaba más competitividad

El equipo de la casa japonesa, en las palabras de Rob Leupen y de Pascal Vasselon, jefe técnico de Toyota en el WEC, dejaron en claro dos grandes temas que dejaron las seis horas de Spa: la orden de equipo en la carrera y la falta de rendimiento de los coches privados en LMP1 con respecto a los dos autos híbridos, que terminaron 1-2 en la competencia.

Pascal Vasselon, jefe técnico del equipo Toyota, explicó que un acuerdo previo a la carrera entre los seis pilotos significó que los TS050 Híbridos no tenían permitido competir entre sí en el final de la carrera.

“El acuerdo era que los autos podían correr hasta la última parada en pits y de hecho los dos autos se juntaron en la detención final. Les dijimos a los pilotos que podían correr entre ellos únicamente hasta la parada final en boxes porque no queríamos tener las vueltas finales con mucha tensión”, le dijo Vasselon a Motorsport.com

Cabe recordar que el auto #7 de Toyota, del cual forma parte José María López, fue excluído de la clasificación del viernes. El argentino declaró que fue por un problema de papeles y no por exceso de combustible, tal como se había informado desde el equipo y la FIA tras la sanción de los comisarios deportivos.

Ya en la carrera, en la última hora, Mike Conway se acercó a Fernando Alonso pero el equipo dio la orden de que mantuvieran las posiciones, lo que motivó que el coche #8 resultara el vencedor de la primera fecha de la Super Temporada del WEC.

Eso no cambió nada porque el plan siempre era congelar las posiciones. Los tiempos de vuelta muestran que el #7 fue ligeramente más veloz, por solamente una o dos décimas, pero se recuperó básicamente por el auto de seguridad”, concluyó Vasselon.

En Toyota esperaban más

La brecha en la clasificación entre los Toyota TS050 Hybrid y el mejor de los no híbridos fue de 1.8 segundos, mientras que la vuelta más rápida en carrera fue del piloto de Rebellion, Gustavo Menezes, que quedó a 1.3 segundos de lo realizado por Mike Conway en el N° 7.

Rob Leupen, jefe deportivo de Toyota, dijo estar muy sorprendido por la situación que se dio en Spa:  “Estamos un poco sorprendidos por la distancia entre nosotros y los equipos privados. No esperábamos que llegara tan lejos. Pero tenemos algunas ventajas aquí que no tendremos en Le Mans. Aumentamos más [por kilómetro] que en Le Mans, por lo que definitivamente será más estricto. Aquí tenemos 6.1MJ para 7km [de longitud del circuito], en Le Mans tenemos 8MJ para 13km”.

Pese a que, al final de carrera, hubo tres vueltas de ventaja de los Toyota hacia los Rebellion, Leupen declaró que no se dará esa diferencia en Le Mans, la próxima fecha del WEC: “Creo que tenemos una situación en la que no se puede dar por hecho que tendremos una gran ventaja en Le Mans. La pregunta es hacia dónde vamos con la Equivalencia de la Tecnología y veremos qué hacen la FIA y la ACO con eso”.