También sucede afuera

Algo tan común en nuestro automovilismo como la superposición de competencias no es algo que nos tenga ajenos al mundo. En otros países sucede lo mismo y con categorías referentes.

 

La visita de una categoría nacional a una provincia o la visita de ambas divisionales en cercanías juega un papel en contra para los aficionados que tienen que decidir al momento de ver una u otra competencia.

Esto a nivel mundial también sucedes y en esta ocasión es en Estado Unidos.  El Gran Premio de dicho país que tendrá Formula 1 en 2019 coincide con la carrera de la Nascar que se disputa en el Texas Motorsport Speedway, algo que enfada al presidente de este circuito, que espera que esta casualidad divida a los aficionados del motor y reste público a ambas citas.

La máxima categoría norteamericana tendrá, por el momento, que pasar un examen difícil ese fin de semana si decide confirmar la fecha pactada para el 3 de noviembre del próximo año.