Räikkönen volvió al triunfo y Hamilton no gritó campeón

El finalndés Kimi Räikkönen se quedó con el triunfo en el Gran Premio de Estados Unidos celebrado en Austin, Texas, ubicándose por delante de Max Verstappen (Red Bull) y Lewis Hamilton (Mercedes), quien no pudo consagrarse campeón y se alarga la espera.

Para sentenciar el pentacampeonato Hamilton necesitaba sumar ocho puntos más que su rival por el título, Vettel, pero sólo pudo sacarle tres, ya que el alemán culminó en el cuarto puesto.

Luego de esta competencia, el británico cuenta con 70 puntos de ventaja sobre Vettel, lo que supone que le basta con terminar séptimo en la próxima carrera, el Gran Premio de México de la semana que viene. Debe sumar tres puntos más que el de Ferrari.

En lo que respecta a la competencia en sí, Kimi Raikkonen consiguió su triunfo N°21 en la Fórmula 1 y la primera desde que venció en 2013 en el Gran Premio de Australia. Pasaron un total de 112 competencias para que el finlandés de Ferrari regrese al escalón más alto del podio.

Como escolta quedó posicionado Max Verstappen que largó 18º y coronó una actuación descollante en Austin. Hamilton llegó tercero buscando el hueco hasta el final para coronarse, pero el holandés no se la hizo fácil.

La cuarta plaza quedó para Vettel fallando de nuevo en la primera vuelta. El alemán, que sufrió una penalización en los entrenamientos del viernes, se tocó con el Red Bull de Ricciardo en el comienzo y parecía que todo estaba a merced de Hamilton. De todas maneras, se recuperó y pudo alargar la pelea por la corona.

La próxima contienda, con un Hamilton más candidato que nunca, será la próxima semana en México. Vettel sueña con las matemáticas.