Ogier se quedó con el shakedown en Australia

En la parte alta de la tabla de tiempos, la carrera final del líder del campeonato, Ogier, en los 5,07 kilómetros de Bucca fue suficiente para superar por dos décimas de segundo a Andreas Mikkelsen y Ott Tänak.

Tänak y Jari-Matti Latvala, compañero de equipo de Toyota Gazoo, marcaron el ritmo en la primera pasada de la prueba de tierra forestal con sus Yaris World Rally Car. Tänak y el tercer Yaris de Esapekka Lappi bajaron el listón durante sus segundas pasadas.

Los tiempos continuaron cayendo a medida que los competidores limpiaban las carreteras de grava suelta. Ogier impulsó su Ford Fiesta hasta el tope de la clasificación en su tercer paso, cortando más décimas de su mejor marca personal en su cuarta y última pasada.

Mikkelsen fue uno de los favoritos más ocupados, completando seis pasadas con su Hyundai i20. El noruego terminó igualado con Tänak, ambos con sus mejores tiempos en su cuarta pasada.

“Es un buen entreno, muy representativo de los tramos”, dijo Tänak. “También tenemos un par de tramos en la misma carretera, así que fue agradable tener una idea de cómo funciona todo.

“Lo principal será el clima. Parece que está cambiando todo el tiempo y es difícil predecir lo que se avecina”, añadió el estonio, consciente de las previsiones que sugieren que esta noche lloverá y mañana en la primera etapa, lo que podría tener un efecto significativo sobre quién se beneficia de su posición de salida.

El aspirante al título, Thierry Neuville, estaba un décimo más atrás en la cuarta posición con el i20. El belga utiliza por primera vez un motor mejorado, equipado con una culata de 2019.

El Citroën C3 de Craig Breen y el i20 de Hayden Paddon completaron los seis primeros puestos.