Cambios en los “mapman” luego de la etapa 2

Así lo comunicó la organización del Dakar en donde  partir de la tercera etapa a disputarse hoy, quedará prohibido que se agregue información a los roadbook.

 

 

San Juan de Marcona (Perú).- La organización del Rally Dakar ha tomado una medida de última hora tras la etapa 2 de Pisco a San Juan de Marcona: los pilotos y copilotos no podrán añadir información a sus libros de ruta.

En un comunicado entregado a los pilotos al final de la segunda jornada de carrera, ASO subraya que “la adición de cualquier información en el roadbook —CAP (rumbo), indicaciones geográficas, distancia o puntos GPS— diferente a la que el propio libro de ruta lleva y a la que el equipo de inspección previa ofrece está estrictamente prohibida”.

Esta medida llega después de que la organización recogiera los libros de ruta de coches y motos tras la segunda especial y los directores de carrera de motos y coches consideraran que numerosos equipos no cumplieron con los apartados 22P2.3 del reglamento de coches y camiones y 17P2.3 de motos y quad. Estos establecen lo siguiente: “Sólo se autoriza a tener en el Vehículo las notas de recorrido de la Competencia en curso (Road Book oficial), las modificaciones del equipo de inspección previa, que podrán integrarse al Road Book, y las notas personales que resulten de un paso anterior (cualquiera sea el sentido) durante la competencia en curso.

Todos los equipos están autorizados a poseer mapas y sobre cualquier tipo de soporte (papel, numérico o cualquier otro tipo). Los Equipos que no respeten dichas prohibiciones se les negará la largada o serán descalificados.

La organización, a través de sus comisarios deportivos, realizará controles diarios “de manera sistemática”. Así, los roadbooks serán solicitados íntegramente al final de la especial o del enlace. Por supuesto, cualquier roadbook perdido será considerado como infracción.

Los ‘mapmen’ son especialistas de libros de ruta que extrapolan la información del roadbook a sistemas de navegación modernos y viceversa. Casi todos los equipos, sobre todo los oficiales, cuentan con ellos desde hace màs una década.

La primera infracción implicará una sanción de tres horas y la segunda supondrá la descalificación del participante.