Calderón: “El F1 fue como manejar un playstation”

La piloto colombiana Tatiana Calderón, probó un el Sauber de Formula 1 en el autódromo “Hermanos Rodríguez” de la ciudad de México y se convirtió en la primera mujer latinoamericana en manejar un auto de la máxima categoría mundial.

 

Paula Calderón, hermana de Tatiana Calderón, no contuvo las lágrimas cuando poco después de las 15:10 de este mártes horas de la Ciudad de México vio como su hermana cumplía su mayor sueño de vida; manejar un Fórmula 1. Abrazando a sus padres miraba como la piloto protegida de Escudería Telmex salía del pit lane del Autódromo Hermanos Rodríguez a los mandos del Sauber C37 para cumplir con los 100 kilómetros permitidos en un día de filmación.

Un primer giro de reconocimiento fue el preámbulo de cuatro tandas a máxima velocidad en las que completó 23 giros, con un mejor tiempo de 1m23.170s, al circuito que apenas el pasado fin de semana fue testigo de la quinta coronación de Lewis Hamilton.

Ella hizo un buen trabajo. El objetivo del día era que sintiera el coche e ir mejorando sus tiempos…realizó un trabajo fantástico este día”, dijo Beat Zehnder, mánager general del equipo Sauber quien estuvo presente como la máxima cabeza del equipo suizo durante la prueba de la piloto colombiana.

Calderón tuvo tres stints para demostrar su velocidad; conforme conoció mejor el C37 y el comportamiento del motor Ferrari apretó más el acelerador. El giro 18, el penúltimo sobre el circuito, fue el momento en que ella marcó su mejor tiempo con una velocidad promedio de 186.3 kilómetros por hora.

A pesar de que esta era la primera ocasión en que Tatiana Calderón tomaba los controles de un Fórmula 1, ella dijo no haber sentido un desgaste físico importante, eso a pesar de que la categoría en que ella compite, GP3 Series, tiene menos de la mitad de los caballos de fuerza que un Fórmula 1.

La instrucción era ir paso a paso. Sinceramente no tuve ningún problema físico, eso quiere decir que la preparación física ha ido en la dirección correcta. En ciertos sentidos me pareció más fácil de manejar que el GP3”.

La protegida del equipo Sauber agregó que su rendimiento físico es un buen parámetro para demostrar el desempeño físico de una mujer en un monoplaza del Gran Circo. “Ojalá pueda seguir demostrando que no hay una desventaja física”.

Con una gran sonrisa en su rostro, Calderón dijo: “Ahora que ha pasado este día ya no quiero volver a mi GP3, me quiero quedar aquí….Ojala pueda seguir rompiendo barreras y alcanzar mi sueño de llegar a la Fórmula 1”.